grupo de jóvenes en un aula grupo de jóvenes en un aula

Empatizar con la paciente, el reto de los estudiantes de Salud Sexual y Reproductiva de la Universidad de Granada

Igualdad de genero Reducción de las desigualdades Objetivos de Desarrollo Sostenible: Salud y bienestar Youth 4 Good

Con la vista puesta ya en el próximo Project Lab (aquí tenéis la info de la que será la segunda edición), os hablamos de un reto que nos llega desde el Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Universidad de Granada (UGR) y que nace de la inquietud del equipo docente por incorporar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en la asignatura de Salud Sexual y Reproductiva. 

Este proyecto es un ejemplo de la importancia en el aprendizaje basado en retos, que es lo que hacemos en Project Lab, y de la gran labor de los tutores que acompañan a los equipos, facilitándoles las herramientas y el entorno necesarios para que tracen y resuelvan su reto. Así, nos encontramos con el profesor Nicolás Mendoza Ladrón de Guevara, un agente de cambio en toda regla que se ha propuesto innovar en el ámbito de la docencia liderando un proyecto donde la Salud de las mujeres se convierta en objetivo transversal a los ODS del horizonte 2030. 

La idea surge de esta pregunta: ¿cómo se podría construir la asignatura de Salud Sexual y Reproductiva de la mujer de manera transversal a todos los ODS? Hemos charlado con Nicolás y nos decía que “es una idea que había que atajar desde varios frentes. Y, mientras le dábamos una vuelta surgió la posibilidad de montar un grupo de jóvenes de la universidad que querían participar en ello y también la posibilidad de sumarnos a Project Lab y plantear el proyecto como un reto”.

Una nueva forma de impartir y aprender: tutor y equipo trabajando codo con codo 

Como en una tormenta perfecta, Nicolás y un equipo de siete jóvenes del mismo curso han encontrado el escenario ideal para poner en marcha una nueva manera de impartir y aprender sobre la salud de la Mujer. 

El gran cambio en la forma de enseñar o aprender es que hemos pasado de una asignatura/especialidad centrada en el ginecólogo, a una asignatura/especialidad centrada en la mujer” nos cuenta Nicolás Mendoza. “El grupo de estudiantes entendió rápidamente cuál era la idea y cómo, efectivamente, era transversal a todos los ODS.

El grupo empieza a funcionar y aparece otra pregunta directamente relacionada: ¿cómo convertir una asignatura en un reto? Es decir, ¿cómo hacerlo para que, en lugar de enseñar y aprender con vistas a la nota final o al examen MIR, lo hagamos de manera que los médicos y médicas del futuro se sientan cercanos a la mujer?

Asumir el reto significa cambiar el temario y, sobre todo, el planteamiento de cómo enseñarlo. En lugar de estudiar lo que puede preguntarse en un examen, por ejemplo, qué causa la endometriosis, cuáles son los tratamientos de la esterilidad, cuándo están contraindicados los anticonceptivos o cuál es el pronóstico del cáncer de mama, se ha partido de la premisa de los retos con un: ¿cómo podríamos…?”. 

persona de pie con los brazos cruzados
El profesor Nicolás Mendoza Ladrón de Guevara

Un ejemplo de este nuevo enfoque en el estudio ha sido ¿cómo podríamos mejorar las probabilidades para que una mujer consiga un embarazo deseado? Responder a una pregunta de tal envergadura hace que el desempeño de la profesión implique a la profesión médica, pero también a las instituciones, que deben promover políticas sociales para que las mujeres tengan bebés cuando son jóvenes, concienciando de camino a la clase médica y a las propias mujeres…

Otros ejemplos de retos planteados fueron ¿cómo podríamos entender mejor a la mujer con endometriosis? o ¿cómo atender mejor a una paciente con cáncer de mama para que se sienta acompañada en la enfermedad? 

La respuesta a estas preguntas viene también acompañada por la presencia en el aula de un nuevo factor, las pacientes, mujeres invitadas para compartir su situación particular con el alumnado, de manera que su experiencia esté presente en el proceso de aprendizaje. 

El feedback al finalizar el curso ha superado todas las expectativas; 200 estudiantes contándonos cuáles han sido las sensaciones que han tenido estudiando Ginecología con perspectiva de género y equidad, una especialidad de carece de ellas” dice el profesor Mendoza.

¿Cómo ha afectado el COVID-19 a la manera de estudiar? 

Evidentemente, el COVID-19 también ha incidido en la forma de enseñar y aprender, como relata Nicolás Mendoza: “el confinamiento ha afectado a muchas facetas de nuestra conducta y nuestra profesión. Una de las lecciones que ha experimentado el alumnado ha sido el reconocimiento a la clase médica que ha acompañado esta situación. Han estudiado de otra manera, se han puesto en la piel de quienes han luchado en las trincheras frente al coronavirus, descubriendo lo importante y bonito que son la Ciencia, el Estudio y el Método para su formación. Pero no menos importantes son también otras habilidades para con las pacientes, como la Educación, la Empatía, la perspectiva de género…”. 

La propia característica del reto y también el confinamiento han modificado incluso la manera de examinarse. Muchas preguntas del examen han empezado con un “¿Cómo podríamos…?”; así, la respuesta incluso ha podido ser contestada de manera colectiva, es decir, como tenemos que actuar ante retos como la pandemia de la COVID-19: trabajar en equipo permite poder resolver un problema conjuntamente

El grupo, no solo el equipo de Project Lab, sino toda la Promoción de 5º de Medicina, se ha involucrado muchísimo en la asignatura y el aprendizaje por retos. Sin duda, el mejor regalo para un profesor dedicado a la salud de las mujeres ha sido comprobar que su reto “cómo podríamos aumentar la vocación de los futuros profesionales de la medicina” se ha superado con creces, precisamente acompañado por otras profesoras del Departamento de Obstetricia y Ginecología y con los propios estudiantes.

Lo importante no ha sido que el porcentaje de sobresalientes de este año haya sido muy alto, lo importante ha sido comprobar que todos los alumnos se han implicado para ser parte de la solución y no del problema” nos cuenta con enorme satisfacción el profesor Mendoza.

Para cerrar, os diremos que Nicolás Mendoza es doctor especialista en Obstetricia y Ginecología y Medicina Reproductiva, es el actual Director del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la UGR y coordinador del proyecto ‘Incorporación de la perspectiva de género, de equidad y derechos humanos en la enseñanza/aprendizaje de la salud sexual y reproductiva’, un reto en sí mismo ampliamente alcanzado por los estudiantes de la UGR.

¿Qué os ha parecido la iniciativa? Un reto muy interesante y transformador ¿verdad? ¿Tenéis iniciativas parecidas? ¿Ideas que resuelvan algún reto vinculado con los ODS? Pues recuerda que la segunda edición de Project Lab ya está abierta. Infórmate de todo aquí.

Noticias relacionadas

Retos más votados