Aula universitaria Aula universitaria

Que los estudiantes se impliquen en su autoaprendizaje: un reto para docentes de Project Lab

Educación de calidad Youth 4 Good

La Comunidad Youth 4 Good es muuuuy grande porque quienes formamos parte de ella apostamos de lleno por actuar para cambiar el mundo. Esto va desde los estudiantes más jóvenes hasta los universitarios.

Pero también incluye a docentes y mentores de los grupos, que nos van acompañado en el proceso de aprender cómo nos podemos convertir en agente de cambio. Ellos y ellas cuentan con la iniciativa Project Lab Profesores, un itinerario que realizamos antes de iniciar los itinerarios de Project Lab para el alumnado.

En este Project Lab Profesores pueden experimentar lo que vivirán los estudiantes cuando inicien su proceso de aprendizaje para convertirse en agentes de cambio social.

Precisamente en este post queremos profundizar en este itinerario especial para los docentes. Y para eso os traemos un proyecto súper maravilla de Azucena López Cobo, Licenciada en Filología Hispánica y Doctora por la Universidad de Málaga (UMA). (Tenéis los detalles de su currículum en este link). Azucena se sumó a la II Edición Project Lab porque vio un enfoque original de abordar el aaprendizaje. ¡Sigue leyendo!

Azucena López Cobo
Azucena López Cobo

Y4G: ¿Cómo llega hasta ti Project Lab?

Azucena: La propuesta de Project Lab me llega a través de la distribución que la Universidad de Málaga hace de los posibles cursos y actividades que bien organiza directamente o bien canaliza para el profesorado. 

Recuerdo que cuando me llegó el correo, el plazo de inscripción estaba a punto de cerrarse. El curso me interesó inmediatamente porque me pareció que la perspectiva de enfoque era original: pocas veces un curso es tan explícito en cuanto a situar al docente en la mirada del estudiante, de modo que pueda ser más empático con él/ella y su proceso de aprendizaje. 

Me puse en contacto con los organizadores porque en ese cuatrimestre yo no tenía carga docente y, tal como yo lo interpreté, consistía en llevar a cabo la vivencia junto a nuestros/as alumnos/as. Para mi sorpresa, pude participar aun sin tener estudiantes a mi cargo.

“Hemos diseñado una metodología para que nuestra actuación como docentes sea más la de acompañante que la de profesor tradicional que califica cuantitativamente lo que el estudiante ha aprendido”.

Y4G: ¿Qué reto habéis desarrollado en Project Lab Profesores?

Azucena: Hemos creado un equipo compuesto por diversos profesores de la Universidad de Málaga, que nos incorporamos a Project Lab para conseguir un objetivo que previamente habíamos definido en relación con nuestra labor docente diaria y en el marco de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas.

Nuestro reto consistió en diseñar una metodología para que los estudiantes se implicaran más en su autoaprendizaje, de manera que nuestra actuación como docentes fuera más como la de un acompañante y no tanto la idea tradicional de profesores que con sus calificaciones dan un valor cuantitativo a una pretendida idea de evaluar lo que el estudiante ha aprendido. 

En la gestión del tiempo para llevar a cabo con solvencia su autoaprendizaje detectamos uno de los puntos clave del proceso y centramos nuestra atención en el desarrollo de una metodología y unas herramientas que permitieran a los estudiantes ser más conscientes de esta debilidad, con el fin posterior de reforzarla y consolidarla.

En mi grupo, ninguno de los profesores aportó estudiantes. Sin embargo, en otros grupos sí lo hicieron. En los encuentros semanales on line que tuvimos, me dio la impresión de que al comienzo los profesores que se habían inscrito estaban un poco temerosos de que fuera mucha carga para todos ellos; pero con el paso de las semanas, parecían no solo muy implicados, sino satisfechos de los avances.

Establecí dos líneas de actuación para anticiparme a las posibles dificultades: una clásica y otra por objetivos individuales y grupales”.

Y4G: ¿Qué es lo que más te ha costado integrar en el aula?

Azucena: Mis clases son de Literatura Española para estudiantes que terminan este año la carrera; son estudiantes que conocía del año anterior. Lo interesante ha sido que, al conocerlos, sentía que podía detectar desde el principio el grado de sorpresa, dificultad, conformidad o disconformidad con la iniciativa

En previsión de posibles dificultades insalvables o que pudieran mostrarse inviables cuando ya el cuatrimestre estuviera demasiado avanzado, tomé la precaución de ofrecer dos líneas de evaluación:

  1. Una clásica con examen oral final de la materia abordada durante el cuatrimestre. El examen sería oral porque toda la docencia es on line y la posibilidad de un examen escrito presencial se mostraba inviable.
  2. El establecimiento de una serie de objetivos a conseguir individualmente (algunos de ellos) y grupalmente (otros), de manera que la calificación final resultara de la ejecución de un proyecto en el que se combinaban requisitos a cumplimentar como individuos y como miembros de un equipo.

Al comienzo, mi propuesta docente y de evaluación fue tomada por los estudiantes como compleja y difícil porque temían no poder abarcar el total de actividades. 

Aun así, tan solo una alumna —y por razones de salud familiar que le impedían comprometerse responsablemente con el grupo— aceptó la evaluación tradicional. El resto del alumnado (33) aceptó el sistema de aprendizaje y evaluación por proyectos. 

Con el paso de las semanas, los estudiantes revelaron que lo que parecía complejo no lo era tanto y que lo más difícil había sido afrontar una modalidad de aprendizaje completamente novedosa para ellos

Ahora estamos en la recta final del curso y algunos de ellos me han trasladado que se han divertido aprendiendo un contenido que de otro modo habría sido tan aburrido y monótono como en otras ocasiones. 

“Me ha gustado mucho encontrar en Project Lab y Youth 4 Good a profesionales que luchan a diario por mejorar su relación docente con los estudiantes

También, que saben que la materia que han tratado no se les va a olvidar con la misma rapidez que como habría ocurrido en caso de seguir el sistema tradicional de enseñanza (clases magistrales) y evaluación final escrita u oral. 

Incluso, me han trasladado que han comentado con profesores de otras asignaturas que se sienten mucho más implicados y útiles porque aprenden «casi sin darse cuenta» un contenido mientras están ocupados en elaborar su proyecto; es decir, cuando el contenido no es un fin en sí mismo, sino un medio para conseguir un objetivo mayor que es a la vez individual y colectivo.

Y4G: ¿Qué ha sido lo que menos te ha costado integrar en el aula?

Azucena: Han sido varias cosas, y ninguna de ellas esperaba que fuera tan fácilmente implementable a priori:

  1. El establecimiento y seguimiento de las rúbricas para la evaluación.
  2. La implicación de los estudiantes en la evaluación por pares (una de las actividades consistía en que los proyectos en grupo eran evaluados por el docente y por el resto de los alumnos/as en un porcentaje de 65% / 35% y con el mismo tipo de rúbrica). Me ha sorprendido la responsabilidad con que han aceptado y cumplimentado la tarea.
  3. La interrelación de los miembros del grupo: el sentimiento de comunidad y la implicación de los miembros en la consecución de los mejores resultados.
  4. La creatividad que han tenido que desarrollar para realizar sus trabajos.

Y4G: ¿Qué es lo que más te ha gustado de formar parte de Project Lab Profesores y Youth 4 Good?

Azucena: Primero, descubrir a un grupo de profesionales que luchan a diario por mejorar su relación docente con los estudiantes, por no responsabilizar exclusivamente a un sistema educativo muy limitante o a los estudiantes, a sus compañeros/as, etc.

Segundo, la alegría de encontrar en Y4G un equipo tan comprometido y con la idea tan clara de que los cambios tienen más efecto si se realizan paso a paso, persona a persona. Cuando la ambición es grande, los pasos a dar deben ser cortos y constantes. Es una visión sabia que ha pasado de la idea al hecho. Verlo materializado me ha sorprendido.

Tercero, las personas de Y4G que he conocido. Han sido clave en mi implicación en el proyecto y en mis ganas de implementarlo.Hasta aquí os podemos contar. Queremos dar mil gracias a Azucena por haber compartido con toda la comunidad su experiencia en Project Lab Profesores. Y si después de leer este post queréis que vuestros y vuestras profes se impliquen también en Project Lab, consulta aquí cómo podéis hacerlo.

Noticias relacionadas

Retos más votados